Vivencias USA en RD hacia el Sur

0
53

Por el Cónsul General, William Swaney

Recientemente tuve la oportunidad de visitar el Suroeste y nuevamente me impresionó la belleza de la República Dominicana y lo rápido que pueden cambiar los paisajes y el clima. Nuestro grupo salió de Santo Domingo en la oscuridad y pronto nos encontramos en la carretera costera al Sur de Barahona. Cada curva parecía abrir una vista más hermosa del océano azul brillante y las playas blancas mientras viajábamos hacia el Sur, y pensé que “Paraíso” era un nombre particularmente apropiado para el área. A medida que pasamos impresionantes turbinas eólicas cerca de Enriquillo, el verde se desvaneció y la temperatura comenzó a subir. Luego vino otra deslumbrante explosión de verde cuando nos detuvimos en el lago Oviedo para apreciar ese impresionante cuerpo de agua.

Después de un viaje largo y polvoriento a través de la península, nuevamente nos recibió el impresionante azul de Bahía de Las Águilas, y pudimos ver las estribaciones de la Sierra de Bahoruco al Norte. Después de una deliciosa comida en Pedernales cabalgamos hacia el Norte, hacia las colinas y el bosque para pasar la noche en el Balneario de Río Mulito, sumergiéndonos agradecidos en las piscinas frías, cansados ​​y sudorosos.

Al día siguiente salimos temprano para visitar el Parque de la Sierra de Bahoruco, pasando por Cabo Rojo y dejando atrás el calor y el polvo rojo mientras subíamos a paso firme hacia los pinares de la sierra. Halcones y loros volaban en espiral sobre nuestras cabezas mientras avanzábamos por el sendero cada vez más desafiante hacia nuestro destino, deteniéndonos en varias ocasiones para empujar o jalar una motocicleta por la empinada y resbaladiza pista. A mi fiel motocicleta se le pinchó una llanta en el peor momento posible, pero los suministros de emergencia la llenaron lo suficiente como para llegar a nuestro campamento, donde se pudo cambiar con la ayuda de varios miembros de nuestro grupo con dotes mecánicos.

Habiendo subido más de 2.000 metros hasta la torre de observación de incendios en “El Codo”, la vista era una impresionante vista de 360° de la isla, con la Bahía de Las Águilas al Sur y el Lago Enriquillo al Norte, y un bosque interminable a su alrededor. Nuestros guías nos mostraron las plantas, aves y animales únicos que hacen del bosque su hogar, y su pasión por proteger estos espacios y compartirlos con sus compatriotas era casi palpable. También discutieron los desafíos de la tala ilegal y la producción de carbón, el tráfico de animales y los incendios forestales. Me impresionó saber que el director del parque hablaba criollo con fluidez y que brigadas de bomberos dominicanos y haitianos operan regularmente en conjunto en ambos lados de la frontera para proteger el bosque. A pesar de los diversos desafíos que enfrentan, los guardabosques se mantuvieron firmes en su compromiso, y cuando me desperté al día siguiente en la mañana fresca y húmeda, deseé poder traer a todos mis amigos y familiares para ver y sentir estos “pulmones” de la RD en toda su belleza.

Texto y fotos tomado de: www.do.usembassy.gov

https://do.usembassy.gov/es/vivenciasusaenrd-heads-south-es/?fbclid=IwAR1mhvPfKoZgGyYC9p4a9_XCEdCMSZxHagzpHiHxY5hRxRMKQjuNx07nD0s

#VivenciasUSAenRD

Por U.S. Embassy Santo Domingo | 10 mayo, 2022 | Categorías: EventosNoticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí